Fuertes caídas en Wall Street, con el Dow Jones firmando su peor semana desde octubre

(Bolsamania.com)– Wall Street ha registrado fuertes caídas este viernes (Dow Jones: -1,58%; S&P 500: -1,31%; Nasdaq: -0,92%), con el Dow Jones firmando su peor semana desde octubre. Ha registrado pérdidas del 3,1% desde el viernes de la semana pasada. Estos resultados contrastan con los conseguidos este jueves por el Nasdaq 100, que agrupa a las 100 mayores empresas del índice tecnológico, que marcó un nuevo máximo histórico.

Las bolsas siguen analizando los mensajes lanzados el miércoles por la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed). El banco central adelantó la primera subida de tipos a 2023, elevó de manera importante sus previsiones de inflación para 2021 y su presidente, Jerome Powell, confirmó que habían comenzado a debatir la retirada de su programa de compra de activos, el célebre ‘tapering’.

«La Fed puede estar un poco ansiosa con su marco de referencia para la política monetaria», afirman los gestores de Amundi Asset Management. «Si el mercado laboral estadounidense se recupera con más fuerza en los próximos meses y la inflación permanece elevada, es posible que sientan la necesidad de adelantar su ciclo de ‘tapering'», añaden.

Jerome Powell reconoció que «los cambios en la demanda pueden ser grandes y rápidos, y los cuellos de botella, las dificultades de contratación y otras restricciones podrían seguir limitando la rapidez con que se puede ajustar la oferta, lo que aumenta la posibilidad de que la inflación sea más alta y más persistente de lo que esperamos».

«Los ‘hawkers’ (‘halcones’, que apoyan una política monetaria más dura) claramente tienen más influencia. Es importante destacar que la Fed está adelantando un año su programa de ajuste monetario. Si la economía de EEUU regresa a su nivel de empleo anterior a la crisis en 2022, y si el ‘avance’ de la inflación continúa o incluso aumenta, la Fed podría aumentar los tipos a partir de 2022», explica Christophe Morel, economista jefe de Groupama AM.

Será interesante ver cómo descuentan los inversores este reajuste de las previsiones sobre la política monetaria del banco central más poderoso del mundo. «Vemos que la Fed ya no está significativamente a la zaga de la curva y reduce uno de los principales riesgos de cola que preocupan a los inversores», afirman los gestores de UBP.

«En particular, el de un aumento persistente de la inflación a medio plazo, ya que la guía de la Fed sobre las tasas indica que no dejarán que la inflación se salga de control. En general, vemos el mensaje de la Fed como positivo, ya que se vuelven menos ‘dovish’ (a favor de los estímulos) debido a las impresionantes perspectivas de crecimiento económico», concluyen.

Finalmente, los analistas de Fidelity comentan que «es probable que la Fed empiece a señalar sus planes de reducción de estímulos. En este sentido, el Simposio de Política de Jackson Hole en agosto es el próximo evento clave que podría usar el presidente Powell para hacerlo».

Por otro lado, James Bullard, presidente del Banco de la Reserva Federal de San Luis, ha anunciado que preveían un crecimiento de la inflación, «pero este ha sido mayor de lo esperado». Y ha añadido que el debate sobre el ‘tapering’ «está abierto».

En cuanto a las materias primas, este jueves sus precios se hundieron y el oro lideró las caídas. Pese a repuntar a primera hora de la jornada, vuelve a depreciarse un 0,59% hasta los 1.764,30 dólares.

EMPRESAS Y OTROS MERCADOS

A nivel empresarial, Goldman Sachs ha comenzado a negociar con Galaxy Digital la inversión en futuros del bitcoin, según ha adelantado la CNBC. De esta forma pretende ampliar la oferta de negocio en las ‘cyptos’ para sus clientes. La entidad ha caído un 3,5%.

Asimismo, grandes bancos como Morgan Stanley, JP Morgan y Citigroup, que han firmado pérdidas de entre el 2% y el 4% en bolsa, han avisado de que sus ingresos por trading sufrirán un fuerte descenso interanual en el segundo trimestre, sobre todo en lo que afecta al negocio de renta fija.

Además, también señalaron que el crédito al consumo no se está comportando todo lo bien que se esperaba debido al elevado nivel de ahorros que mantienen actualmente las familias estadounidenses.

En otros mercados, el petróleo West Texas sube un 0,84%, hasta los 71,64 dólares. El euro se deprecia un 0,34% y se cambia a 1,1865 dólares, mientras la rentabilidad del bono estadounidense a 10 años se relaja hasta el 1,445%. Por último, el bitcoin cae un 5,59% y se cambia a 35,641 dólares, bajando de la barrera de los 38.000 dólares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *