Los mercados atentos por decisión de la Fed

Algunos inversionistas apuestan a que los precios de las acciones y los bonos seguirán en alza a pesar de que la Reserva Federal de Estados Unidos se prepara para una posible reducción de su estímulo monetario.

La mayoría de los inversionistas prevé que la Fed anuncie este miércoles que reducirá  entre US$10.000 millones y US$15.000 millones al mes su programa de compras de bonos que en la actualidad asciende a los US$85.000 millones mensuales. Los mercados se agitaron en mayo cuando Ben Bernanke, el titular de la Fed, señaló que el banco central de EE.UU. consideraría recortar sus compras este año. El Comité Federal de Mercado Abierto, el organismo que dicta la política de la Fed, debe divulgar su decisión a las 2 de la tarde en Washington.

Algunos dudan que los inversionistas entren en pánico en esta ocasión, ya que los mercados de acciones, bonos y materias primas han tenido tiempo para ajustarse y las tendencias recientes han sido positivas. El Promedio Industrial Dow Jones ha escalado 4,6% en lo que va del mes para quedar cerca de su máximo histórico, mientras que el rendimiento del bono de referencia del Tesoro de EE.UU. a 10 años se ha mantenido estable en torno a 2,85%.

«Han estado hablando sobre una disminución [del programa mensual de compra de bonos] durante varios meses», apuntó Alex Roever, director de estrategia de tasas de interés de EE.UU. en J.P. Morgan Securities. «De modo que creemos que la idea de una reducción ha sido incorporada en los precios del mercado».

Algunos inversionistas se están concentrando en las pistas que entregue la Fed sobre sus próximos pasos. Muchos inversionistas de renta variable creen que la decisión de realizar una sola reducción en su compra de bonos probablemente no tendrá grandes repercusiones en los mercados. En este marco, las decisiones futuras de reducir las compras de bonos dependerán de la evolución de la recuperación económica.

Sin embargo, algunos estrategas indican que las acciones podrían experimentar una venta generalizada si la Fed indica que ha decidido fijar un cronograma regular para reducir sus compras.

Los bonos del Tesoro de EE.UU. a 10 años rendían en torno a 1,6% en mayo, antes de que surgieran las especulaciones sobre las compras de bonos de la Fed. Desde entonces, la posibilidad de una salida del mercado de un comprador importante ha reducido los precios y aumentado las tasas.

En las últimas semanas, los precios de los bonos respaldados por hipotecas de entidades patrocinadas por el gobierno como Fannie  y Freddie Mac  —deuda que la Fed también ha estado adquiriendo— han superado los papeles del Tesoro. Algunos analistas creen que la disminución en las compras de los bonos de la Fed no causará una caída en los precios en los bonos hipotecarios, ya que la oferta de la deuda en ese mercado también se está reduciendo.

Los precios de los bonos del Tesoro han aumentando en días recientes luego de que muchos inversionistas decidieron que su descenso había sido exagerado.

«Los movimientos más grandes en las tasas no ocurren cuando actúa la Fed, sino cuando las expectativas cambian respecto a las decisiones de la Fed», afirmó Gene Tannuzzo, gestor de portafolio en Columbia Management, que ayuda a supervisar el fondo Columbia Strategic Income Fund, de unos US$3.500 millones. «Eso fue lo que observamos en mayo, junio y julio».

Si la Fed decide reducir sus compras mensuales en más de US$10.000 millones o US$15.000 millones, los mercados podrían caer en forma generalizada, indicaron los inversionistas. Agregaron que es posible que se dé una reacción impulsiva una vez que salgan los titulares sobre una disminución en las compras de la Fed, incluso si están en línea con las expectativas.

Además, cuando la Fed concluyó programas similares de estímulo en marzo de 2010 y junio de 2011, los rendimientos de los bonos del Tesoro a 10 años treparon ligeramente y los precios de las acciones cayeron más de 10%.

Los inversionistas en los mercados de divisas han estado vendiendo dólares, preocupados de que la Fed anuncie una reducción más moderada de lo previsto debido a la reciente serie de datos económicos débiles. Otros dicen que los planes de disminución de la Fed ya han sido incorporados al valor del dólar.

En los mercados de materias primas, en tanto, muchos inversionistas indicaron que la mediocre situación de la economía global podría reducir el interés en los detalles de la decisión de la Fed.

«La mayoría de los operadores están pasando a la Fed por alto como un agente en los mercados de commodities y están observando los fundamentos de la oferta y la demanda para informar sus posiciones», apuntó Dan Norcini, un operador independiente de ganado con sede en Idaho.

 

Fuente. WSJ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *