Jefa del FMI insta a países a cambiar subvenciones a combustibles fósiles para paliar cambio climático

(Reuters) – Los países necesitan cambiar unos 7 billones de dólares anuales en subvenciones directas e indirectas a los combustibles fósiles para ayudar a financiar la lucha contra el cambio climático, dijo el miércoles la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva.

La funcionaria declaró en el Foro Económico Mundial de Davos que el total de las subvenciones a los combustibles fósiles incluye 1,3 billones de dólares en subvenciones directas de los gobiernos, así como subvenciones indirectas que incluyen la falta de fijación del precio de las emisiones de carbono.

Añadió que este precio debe fijarse en 85 dólares por tonelada para 2030.

Fijar el precio del carbono en un 25% de esa tasa generaría 800.000 millones de dólares en fondos que podrían utilizarse para mitigar el cambio climático, mientras que una tasa del 50% generaría 1,5 billones de dólares, afirmó durante un panel sobre el clima en el que también participó el presidente del Banco Mundial, Ajay Banga.

«Así que lo que quiero decir es que hay que movilizar recursos, sacarlos de donde hacen daño y ponerlos donde ayudan», afirmó Georgieva.

Añadió que el FMI estaba incorporando objetivos de reducción de emisiones en sus debates sobre política macroeconómica con los países que más emiten y objetivos de adaptación al clima con los países vulnerables.

Banga declaró que el mundo «no puede permitirse otra serie de décadas de crecimiento basado en las emisiones», y que los líderes deben aumentar la urgencia para encontrar formas de financiar fuentes de energía limpias y despejar el camino para que invierta el capital privado.

Añadió que el Banco Mundial está tomando medidas para mitigar el riesgo político, con el objetivo de aumentar las garantías de riesgo político a 20.000 millones de dólares anuales para 2030, desde los 6.000 a 7.000 millones actuales.

La incertidumbre regulatoria y los riesgos cambiarios también se interponen en el camino de la inversión privada en la transición energética en muchos países, y el Banco Mundial puede ayudar a absorber parte de ese riesgo, remarcó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *